¿Qué aportan las frutas a nuestra salud?

En la actualidad, las comidas procesadas están por todas partes y son de fácil acceso. Las podemos encontrar en supermercados, restaurantes de comida rápida, máquinas expendedoras, etc. Pero que estén al alcance de cualquiera no significa que sean beneficiosas para la salud.

Si queremos empezar a cuidarnos, debemos pensar que los alimentos frescos son los mejores para llevar una dieta variada y saludable. En el ámbito que nos incumbe, que en nuestro caso es la fruta, debemos decir que no hay duda de que la fruta fresca y de temporada es siempre el mejor postre de cualquier comida o cena. Y no sólo de postre, también es perfecta para comerla a media mañana, para merendar, para darle color a las ensaladas, para no tener que añadir azúcar a los yogures o la repostería casera, etc.

¿Será verdad?

Los mitos en torno a la fruta han ido creciendo con el tiempo hasta límites insospechados. Se pueden escuchar algunos como que la fruta engorda porque tiene mucho azúcar, que no hay que comer fruta después de las comidas porque es indigesta, que si la comes por la noche engordas más, que si comes mucha fruta te puede producir diabetes… y una larga lista de cosas sin sentido. Si nos dejamos llevar por ellos podemos llegar a dejar de comer fruta sin un motivo de peso, que repercutirá de manera negativa en nuestra dieta.

Tal como indica la Dra. Ruiz en su libro Alimenta tu salud con comida real (2020), la fruta es un alimento con múltiples beneficios para la salud porque tiene muchas vitaminas, minerales, fibra, etc. Además, como tiene una gran cantidad de agua, casi no tiene calorías y el simple hecho de tener azúcar no hace mala la fruta; el azúcar en la fruta tiene un sentido, un comportamiento y unos efectos muy diferentes a los del azúcar libre.

Buena para todos

Lo mejor de la fruta es que la podemos comer en cualquier momento del día. Cuando queramos, cuando nos apetezca o cuando nos vaya mejor. Se puede tomar incluso fruta por la noche con tranquilidad. Pero también es importante recordar que la fruta no debe sustituir a otros alimentos y comidas principales como norma general. Está bien si un día quieres cenar sólo fruta, pero no se debe hacer como costumbre.

Gil (2010), señala que el consumo diario de frutas es fundamental para llevar una dieta equilibrada, nutritiva y suficiente, dándonos la sensación de saciedad sin sobrepasar el valor energético adecuado para una correcta alimentación. Las frutas aportan cantidades importantes de ciertas vitaminas que tienen propiedades antioxidantes que protegen a las células frente al estrés oxidativo. La vitamina C, presente en la mayoría de frutas, puede acrecentar la absorción de hierro, elemento indispensable para no sufrir anemia.

¿Qué ofrecen las nuestras?

Summer Fruit se especializa en el comercio al por mayor de fruta fresca de temporada, en concreto de ocho tipos: cereza, albaricoque, nectarina, paraguayo, melocotón, ciruela, higo y granada.

En este post nos gustaría presentaros algunas de nuestras frutas desde un punto de vista nutricional para que podamos apreciar todos sus beneficios en nuestro bienestar.

La primera fruta de la temporada: la cereza

La primera fruta en hacer su aparición es la cereza que llega aproximadamente a principios de mayo y suelen durar hasta finales de julio.

La cereza es rica en hidratos de carbono, sobre todo en fructosa, por lo que su valor calórico es moderado. Entre sus componentes destaca la fibra, que ayuda a mejorar el tránsito intestinal, y las vitaminas AC, que actúan como antioxidantes en nuestro organismo.

En menor cantidad, también contiene potasio, que es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal; magnesio, que está relacionado con el buen funcionamiento del intestino, de los nervios y los músculos, mejora la inmunidad y tiene un suave efecto laxante; hierro, que ayuda a transportar el oxígeno necesario para el metabolismo celular; fósforo, que ayuda a la correcta mineralización de los huesos y dientes y forma parte de todas las células; y calcio, aunque en este caso no se absorbe igual que de los alimentos lácteos u otros que son buena fuente del mismo.

El amarillo que le sigue: el albaricoque

La siguiente de nuestras frutas que se nos presenta es el albaricoque que podemos disfrutarlo desde finales de mayo hasta principios de septiembre.

Si comparamos su aporte energético con otras frutas, veremos que el albaricoque tiene un aporte bastante bajo, por su gran cantidad de agua y moderado contenido en hidratos de carbono. Se parece a la cereza en cuanto al resto de nutrientes, como la vitamina A y C, el potasio y el magnesio.

Su contenido en vitamina A, que como hemos dicho antes tiene acción antioxidante, también reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Aunque, también hay diversas sustancias del albaricoque que se utilizan para tratar las afecciones de la piel.

La llegada de los grandes: melocotón, nectarina y paraguayo

El melocotón es la tercera fruta que llega a nuestras instalaciones y la que tiene una duración más larga. En este apartado, englobamos a los tres grandes: melocotón, nectarina y paraguayo porque pertenecen a la misma familia, aunque tienen aspectos diferentes.

El melocotón empieza a recolectarse en junio y podemos disfrutar de él hasta principios de octubre. Se caracteriza por su intenso aroma y su sabor dulce. El melocotón tiene en la piel pequeños vellos que lo protegen y tiene una textura interior blanda y jugosa. Su carne puede ser amarilla o blanca, y Summer Fruit puede ofrecerte de las dos clases.

 

La nectarina es una variante del melocotón que debido a la evolución ha perdido su piel vellosa para dar paso a una piel lisa y tersa de color rojizo. Al igual que el melocotón, tiene un sabor dulce y una textura jugosa. Su carne, también puede ser de color amarillo o blanco y, en Summer Fruit ofrecemos de los dos tipos. Podemos disfrutar de ella en el mismo periodo que el melocotón, desde junio hasta principios de octubre.

 

 

El paraguayo también es un primo del melocotón, que debido a la evolución ha cambiado su forma a achatada, aunque ha conservado el vello exterior, al contrario que la nectarina. Su sabor y textura son similares a los del melocotón. Tiene una recolección un poco más corta que el resto, ya que finaliza en septiembre, pero empieza también en junio.

Sus propiedades

Estas tres frutas, al ser de la misma familia, tienen características nutricionales similares: tienen un valor nutricional moderado por su gran cantidad de agua, tienen una gran riqueza en fibrapotasiomagnesio yodo. En cuanto a vitaminas, destaca la vitamina A y tiene acción antioxidante.

Por todas estas propiedades, este tipo de fruta es ideal para todo tipo de personas y, sobre todo, para aquellas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón.

¿Qué recomiendan los expertos?

La OMS recomienda el consumo de un mínimo de cinco piezas de fruta y verdura al día, algo que pocas personas en el mundo lleva a cabo, tal como hemos comentado al principio del post, por los alimentos procesados, ricos en grasas, azúcar y otros componentes no tan beneficiosos para nuestra salud.

Desde Summer Fruit queremos ayudaros a conocer mejor las propiedades de las frutas que comercializamos e incentivar su consumo para llevar un estilo de vida mucho más saludable. Por este motivo, hoy os hemos introducido algunas de las que llegan al principio de la temporada y, en las próximas semanas, comentaremos el resto, así que estad atentos a nuestras publicaciones.

 

Si te ha gustado este post no dudes en comentar o compartirlo en tus redes sociales.

¡Estaremos encantados de leeros a todos!

BIBLIOGRAFÍA:

  • Alimenta tu salud con comida real – Dra. Miriam Ruiz – 2020.
  • Tratado de nutrición tomo II. Composición y calidad nutritiva de los alimentos – Ángel Gil Hernandez – Editorial Panamericana – 2010.

WEBGRAFÍA: